La Gladys


“Gatito… –me dijo la última vez que nos tomamos un té en mi oficina, con esa tonadita que tan bien conocía y me hacía preveer que algo traía entre manos- … tengo ganas de que hagamos algo para el 2016, que se cumplen 100 años de Zainuco”.

Le gustaban los tés que le hacía. Nada especial, mérito de lo que había dentro del saquito. Siempre tenía guardado alguno raro para ella, que pasaba casi todas las semanas a visitarme al laburo. Y lo sabía, porque apenas terminaba de subir las escaleras, apoyada en la baranda me preguntaba qué le tenía preparado.

Venía de su segunda o tercera quimio. No lo recuerdo bien. Y traía un proyecto para dentro de tres años. Sabía que el cáncer la estaba matando, tanto como estaba dispuesta a seguir adelante con la vida que le quedara.  Y me apuraba, como siempre lo hizo, para avanzar.

Quería que nos pusiéramos a investigar sobre aquellos hechos que hicieron del paraje Zainuco (o Sainuco) un trágico lugar, y que diéramos cuenta del rol históricamente represivo de la policía. Que indagáramos en el hilo conductor que identifica a los asesinos de aquellos fugados de la cárcel federal de Neuquén con los que hoy reprimen y matan a los pibes en la calle.

La escuchaba con ilusión. “Le va a ganar al cáncer y a la muerte”, pensé. No puede estar proponiéndome un proyecto así si no está dispuesta a vivir”. Y lo estaba, sin dudas.

Recuerdo su mirada, entusiasmada, cuando le dije que arrancábamos en el verano y que el año que viene me haría cargo de llevar adelante su plan.

Hablamos de algunos detalles mientras duró el té y de una cena que teníamos pendiente en casa, antes de darnos un abrazo que aún siento.

El nudo en el pecho que hoy me estrangula es una muestra de que al cáncer no le pudo ganar. Había avanzado tanto…

Cuando acaricié su rostro ayer mientras cuidaba de ella, un rato antes de que finalmente se fuera, entendí que a la muerte sí. Que sobre la Parca triunfaría.

Porque personas como la Gladys no mueren.

No hay manera que lo hagan.

Aunque yo ya la extrañe tanto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Imágenes (que también son textos), Textos (que también son imágenes) y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La Gladys

  1. Fernando dijo:

    Habrá que hacer ese laburo de los cien años de Zainuco gatito…

  2. valeria jelinski dijo:

    Aunque yo, tambien, ya la extañe tanto. Gracias, Gato, por traer a Gladys aqui, a mi lado

  3. Horacio dijo:

    Es cierto. Habrá que hacer ese laburo sobre Zainuco. Abrazo

  4. pedro dijo:

    Muy emocionante …

Dejá aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s